ficciones

33

Hace unos días se puso a ver Dallas Buyers Club. Le llamó la atención la obsesión que tienen algunas personas por los deportes que ponen en riesgo la vida. Como ese en el que un tipo se monta sobre un toro bravo y tiene que durar al menos ocho segundos.

Se sintió como ese toro antes de salir al ruedo, encerrado en un cubículo. Se sintió golpeando los troncos tratando de que cedan para poder escarpar al fin. Sintió la sangre en la cabeza a punto de explotar por la ira. Sintió humillación de que un tipo se le montara encima.

Así se sintió. Era la metáfora perfecta. No podía contárselo a nadie y por eso se sentía contenido. Se sentía insultado. Nadie nunca lo comprendería. Ya no quiso nada después.

Anuncios
Estándar